Debido a la rapidez en la evolución de la situación de emergencia de salud pública ocasionada por el COVID-19, a escala nacional e internacional, el Gobierno, al amparo de lo dispuesto en el artículo cuatro, apartados b) y d), de la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio, declaró, mediante el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, el estado de alarma en todo el territorio nacional con el fin de afrontar la crisis sanitaria, el cual ha sido prorrogado en tres ocasiones, la última con ocasión del Real Decreto 492/2020, de 24 de abril, hasta las 00:00 horas del día 10 de mayo de 2020, en los términos expresados en dicha norma.

El artículo 4.2.d) del citado Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, determina que, para el ejercicio de las funciones previstas en el mismo, y bajo la superior dirección del Presidente del Gobierno, el Ministro de Sanidad tendrá la condición de autoridad competente delegada, tanto en su propia área de responsabilidad como en las demás áreas que no recaigan en el ámbito específico de competencias de los demás Ministros designados como autoridad competente delegada a los efectos de ese real decreto.

En concreto, de acuerdo con lo establecido en el artículo 4.3 del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, el Ministro de Sanidad queda habilitado para dictar las órdenes, resoluciones, disposiciones e instrucciones interpretativas que, dentro de su ámbito de actuación como autoridad delegada, sean necesarias para garantizar la prestación de todos los servicios, ordinarios o extraordinarios, en orden a la protección de personas, bienes y lugares, mediante la adopción de cualquiera de las medidas previstas en el artículo once de la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio.

Para limitar la concentración de personas en edificios en los que se están desarrollando determinadas obras, en los que los trabajadores de la misma deben compartir determinados espacios comunes, con residentes u otros usuarios, se aprobó la Orden SND/340/2020, de 12 de abril, por la que se suspenden determinadas actividades relacionadas con obras de intervención en edificios existentes en las que exista riesgo de contagio por el COVID-19 para personas no relacionadas con dicha actividad. En la disposición final única de la citada orden se prevé la modificación de los términos de la misma mediante una nueva orden, cuando existan circunstancias de salud pública que los justifiquen.

El objetivo de esta guía, que ha preparado el Consejo General de Colegios de Mediadores de Seguros de España en colaboración con Wesolowski Abogados, tiene por objeto informar a los corredores y agentes de seguros colegiados sobre los requisitos para obtener un préstamo ICO COVID-19 para financiar los negocios de autónomos y empresas (no para financiar necesidades de particulares, familias o consumidores) y las obligaciones de los bancos y entidades financieras y de crédito en lo que a la exigencia de contratación de un seguro se refiere.

Más Información

 

Autor: Fernando Espinosa Gutiérrez

Seguimos perdidos, confundidos y lo que es peor, manipulados. En lo personal, poca esperanza deposito en quién debe determinar cómo deberíamos actuar, pues a la vista está que el paso de los días no hace más que evidenciar el desconcierto y posterior despropósito entre los mandos que debieran establecer una estrategia. Siguen transcurriendo las semanas y hoy, 13 de abril, se reanudan los trabajos que quedaron en suspenso tras la entrada en vigor del R.D.L 10/2020, de 29 de marzo.

Mientras todas las cifras de la pandemia siguen aumentando a origen, ciertos Organismos, algunos Colegios Profesionales y los propios Consejos Superiores, siguen empeñados, como ya dije el pasado 18 de marzo, en que los técnicos que ejercemos la coordinación de seguridad y salud en fase de ejecución asumamos responsabilidades en materia sanitaria y de salud pública, absolutamente impropias en opinión de quién suscribe, e intentando de una forma u otra situarnos al pie del cañón, pero en una guerra que no es nuestra.

El pasado 8 de abril, los Consejos Superiores de Arquitectos y Arquitectos Técnicos emitían un segundo comunicado, en el que se espolea, dada la sensibilización existente con el tema que nos ocupa, a que sea el técnico quién controle el cumplimiento de las medidas recomendadas por las autoridades sanitarias y debiendo, en caso de incumplimiento de advertencias previas al respecto, comunicarlo a la Autoridad competente. Nuevamente se nos sitúa al frente de un ejército fantasma, sin armas ni táctica adecuadas a la magnitud del enemigo.

Desde que el pasado 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud elevase la situación de emergencia de salud pública ocasionada por el SARS-CoV-2 (en adelante COVID-19) a pandemia internacional, en aproximadamente un mes mucho ha sido lo que se ha vivido en nuestro país, tanto como sociedad como desde el punto de vista laboral.

No pretendo analizar dicha pandemia y como se debería haber actuado para evitarla, o al menos reducir la trágica cifra de contagiados y fallecidos por el virus, que en el momento de la elaboración de este artículo asciende a más de 160.000 contagiados y más de 16.000 personas fallecidas.

No soy especialista ni epidemiólogo, pero son cifras desorbitadas que creo deberían hacernos reflexionar profundamente para aprender y actuar en consecuencia. Los humanos nos caracterizamos por tropezar dos veces (o más) con la misma piedra. Esperemos que la respuesta frente a una nueva y posible pandemia sea más acertada, y no volvamos a cometer los mismos errores.

Dicho lo anterior, voy a centrar este documento en exponer mi experiencia desde que estalló la situación de emergencia en su aspecto laboral.

Inicio - Colegio de Mediadores de Seguros de Badajoz

Desde el Colegio de Mediadores de Seguros de Badajoz hemos tenido recientemente conocimiento de prácticas abusivas e ilegales por parte de la Banca, en estos momentos tan delicados y extraordinarios que estamos viviendo, en supuestos en los que se están solicitando/concediendo préstamos avalados ICO COVID-19 para empresas y autónomos afectados por el estado de alarma, promovidos por el Gobierno a través del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, con el fin de proporcionar financiación para necesidades del negocio. 

Estas prácticas abusivas se materializan en la vinculación de la operación crediticia a un producto de seguros (de hogar, de vida) u otros, como planes y fondos de pensiones, que además de abusiva es ilegal. 

La situación excepcional que estamos atravesando con el COVID-19 no deja al margen al sector de la Construcción. En este sentido, son muchas las dudas que están surgiendo entre los Coordinadores de Seguridad y Salud, los Contratistas, Promotores y el resto de los agentes.

Desde el COAATIEMU organizamos esta jornada en Activatie con la colaboración de la Federación Regional de Empresarios de la Construcción de Murcia (FRECOM), Asociación de Promotores Inmobiliarios de la Región de Murcia (APIRM) y el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la empresa contratista ETOSA, con el objetivo de aportar los puntos de vista de los participantes en la jornada, y recomendar unas pautas de actuación para ponerlas en práctica en las obras.

Abogados, arquitectos, aparejadores, ingenieros, gestores, peritos y demás profesionales liberales se sienten desprotegidos y reclaman medidas concretas para su colectivo

Los autónomos se han convertido en una piedra en el zapato del presidente Pedro Sánchez. El decreto ley de medidas económicas extraordinarias aprobadas el miércoles en el Congreso no termina de satisfacer a este colectivo, que acusa al Ejecutivo de desoír sus demandas y denuncia sentirse desprotegido. Los últimos en unirse a esta batalla han sido los conocidos como autónomos mutualistas, profesionales liberales que entienden que se les ha dejado de lado en la protección de sus derechos laborales “ante las dificultades para el ejercicio de nuestra profesión y la obtención de ingresos”, explican en un comunicado.

Quieren llamar la atención sobre la situación de determinados profesionales que tienen en las mutualidades de previsión social una alternativa al régimen de autónomos RETA. Entre ellas se encuentran los profesionales integrados en la Mutualidad de la Abogacía y Alter Mutua para los abogados; Hermandad Nacional de Arquitectos Superiores (HNA), que absorbió a Mutualidad General de Previsión Social de Químicos Españoles; Previsión Mutua de Aparejadores y Arquitectos Técnicos (Premaat); Mutualidad de Previsión Social de Procuradores de los Tribunales de España; Mutualidad de la Ingeniería para ingenieros industriales, del ICAI y aeronáuticos y Mutua dels Enginyers para los ingenieros industriales; Mutualidad de Previsión Social de Peritos Ingenieros Técnicos Industriales (Mupiti); Mutualidad de Gestores Administrativos y Mutual Médica.

Primeros dos contagios por Covid-19 en obreros de la Región de Murcia

Frecom pide valorar "seriamente" las obras en las que el resto de profesionales de la construcción estuvieran en contacto con los afectados

La Federación Regional de Empresarios de la Construcción de la Región de Murcia (Frecom) ha revelado este viernes que se han producido los dos primeros casos confirmados de contagio en trabajadores de este sector, pidiendo valorar "seriamente" las obras en las que el resto de obreros estuvieran en contacto con los afectados.

En un informe de seguimiento de la situación generada por el coronavirus, Frecom ha recordado a los empresarios que hay que respetar "escrupulosamente" todas las medidas de protección de los trabajadores recomendadas por el Ministerio de Sanidad y seguir el protocolo marcado en estas situaciones.

Así, en caso de detectarse un caso por Covid-19, hay que comunicarlo a los servicios de prevención de la empresa; informar a todos los trabajadores del contagio por si alguien ha estado contacto con el afectado; limpiar y desinfectar el puesto de trabajo, herramientas, materiales y vehículos y extremar las medidas de baja concentración de trabajadores, con una distancia mínima de 2 metros e higiene.

Si la sintomatología del contagiado no requiere hospitalización, se realizará cuarentena domiciliaria de 14 días, además de valorará la realización a los siete días de un test diagnóstico por PCR, pudiéndose reincorporar a la actividad profesional. En caso de síntomas graves, se requerirá la hospitalización avisando al teléfono 900 12 12 12.

Página 1 de 3

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios.

Si continua navegando, consideramos que aceptan su uso.