INFORMACIÓN SOBRE BOTELLAS DE INERGEN CAUSANTES DE VARIOS ACCIDENTES

Tras los accidentes provocados por la explosión de botellas contenedoras del agente extintor IG541, de 80 litros de capacidad y 200 bar de presión de servicio, distribuidas por el grupo JOHNSON CONTROLS en instalaciones de diversas comunidades autónomas, la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Consejería de Economía, Empleo y Hacienda de la Comunidad de Madrid como Autoridad de origen en el ámbito de la vigilancia de mercado, ha dictado un Acuerdo de inicio de procedimiento para la adopción de medidas cautelares con respecto a las de botellas contenedoras del agente extintor IG541.

SERCOVER, con más de 25 años de experiencia en el sector asegurador, pone a disposición de los Colegios sus servicios de asesoramiento y gestión de seguros. Su objetivo es ofrecer, siempre, el mejor producto adecuado a las necesidades de los colegiados, mirando por el bien del colectivo de Aparejadores.

MUSAAT, en su objetivo permanente de atender de la mejor manera posible las necesidades de sus mutualistas, ha dado un giro a su correduría de seguros, SERCOVER, que a partir de ahora se pone a disposición de los Colegios Profesionales y de sus colegiados para asesorarles y ofrecerles los mejores seguros con una cuidada atención al cliente.

imagen noticia

El pasado año el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 2 de Sevilla, rechazaba el recurso interpuesto por el Colegio de Arquitectos de la demarcación contra la licencia de obras de un proyecto de rehabilitación de cubierta firmado por un arquitecto técnico, avalando de este modo la competencia profesional de los arquitectos técnicos de acuerdo a la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE). En aquella ocasión se trataba de un proyecto de rehabilitación de la cubierta de una edificaci&oacu te;n en el que se eliminaba la cubierta anterior para ejecutar una nueva, sustituyendo un forjado de madera por uno nuevo de hormigón.

Llevaban años intentándolo. Los vecinos de la calle Vasco Díaz Tanco, número 13, de la capital ourensana lo han conseguido. Algo tan simple como llegar a sus viviendas se había convertido desde hace tiempo en misión casi imposible, y llevó a algunos de ellos a trasladarse a casas de familiares mientras esperaban el desenlace.

Hace más de cinco años que solicitaron por primera vez la licencia para construir un ascensor exterior en su edificio, pero sobre dominio público. Una petición que nunca fue escuchada, hasta que llegó el 2016. La Ley de Accesibilidad estatal aprobada ese año abrió una nueva posibilidad a la comunidad de vecinos. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información "aquí".